¿POr qué las creencias son tan importante y cómo te limitan para alcanzar tus sueños?

[11′ aprox]

¿Por qué son tan importantes?

 

Ya te habrás dado cuenta que todo el mundo tiene sus creencias y que las va adquiriendo a lo largo de su vida.

 

Y con ellas…

 

Las creencias nos hacen tener una percepción individual del mundo que vemos.

 

¿Crees que todo el mundo puede ver las cosas como tú?

 

Sin tener esto en cuenta juzgamos a los demás cuando hacen algo diferente, cuando no ven las cosas de la misma manera que nosotros, o cuando simplemente hacen algo que no acabamos de comprender.

 

No entendemos que tengan su mundo pueda ser tan diferente al nuestro.

 

Cada uno ve el mundo de una manera en función de lo que ha vivido y lo que le han enseñado.

 

No se puede pretender que todos lo vean igual que tú.

 

Te voy a decir algo…

 

manera de hacer las cosas no es la correcta, tu manera de ver el mundo, tu manera de amar , tu manera de vivir no es la correcta.

Es la correcta en función del mundo en que tu vives, forjado bajo tus creencias.

 

Si lo sé, es algo complicado de entender, pero piénsalo.

 

¿Seguro que nunca has dicho la frase; “por qué hace eso, es mejor si hiciera lo otro”?

 

No en cosas importantes, en cualquier pequeño detalle. Desde cómo cortar el pan hasta cómo fregar los platos.

 

Todo el mundo hasta que no toma consciencia de la importancia de las creencias piensa así, que su manera de interpretar el mundo es la correcta y que todo lo que salga de ahí no lo es.

 

Cuesta entender que cada persona lo interpreta de manera distinta.

 

Pero así es.

 

Esto también puede verse cuando tenemos una opinión o juzgamos a las personas que no conocemos.

 

Esta opinión que tú tienes viene generada por las creencias que tienes adquiridas y no es una verdad absoluta.

 

Cada persona percibe el mundo a su manera, así que…

¿Quién somos nosotros para juzgar o pensar como tiene que actuar una persona?

 

 

Hay que ser conscientes que nadie percibe el mundo como nosotros, cada uno de nosotros es único y escoge la manera en la que gestiona aquello que percibe.

Tú eres él único que tiene el poder de elegir tu actitud, tu enfoque, tu punto de vista y tu forma de ver las cosas.

 

Después de todo esto, ya te habrás dado cuenta que las creencias son bastante importantes en nuestras vidas. En nuestro dia a dia.

 

Influyen mucho en nuestra manera de pensar y actuar, por lo que también influyen mucho en nuestras relaciones con otras personas.

 

Vamos a poner un ejemplo claro:

 

Si a un niño/a pequeño, pongamos que tenga unos 5 o 6 años, le dices “Tú nunca vas a conseguir nada, no te esfuerzas en nada”, inevitablemente esa creencia se quedará grabada en la mente de esa personita y cuando crezca tendrá problemas para alcanzar sus objetivos.

 

Le habrás influenciado con tus creencias, con lo que pensabas de él o ella.

 

Este niño/a asumirá esa creencia que le acabas de decir como cierta y le acompañará en su día a día, o al menos hasta que sea consciente que es una creencia limitante.

 

Otro ejemplo claro puede ser con las relaciones que mantienes con tus amigos o pareja.

 

¿Cuántas veces has tenido problemas con ellos por alguna reacción que han tenido que tu no has comprendido del todo?

 

Estos problemas vienen dados por 3 creencias principales que casi todos tenemos:

 
  • La creencia de la escasez: Busco en otras personas lo que a mi me falta, porque siempre me falta algo.
 
  • La creencia de la soledad: Mi felicidad no está en mi, sino en otras personas, en la relación con estas.
 

El especialismo: Mis acciones van destinadas a gustar a los demás para que las personas se queden a mi lado.

 

Actuamos así.

 

Sin ser conscientes de ello estas 3 creencias son  una pauta en nuestra vida.

 

Lo que nos lleva a tener otra creencia; Miedo.

 

Miedo a perder a esa persona que suple las 3 creencias:

 

“te da lo que te falta”, “la que te proporciona bienestar”, y a la que quieres “agradar”.

 

Mucha gente piensa que para cambiar esas consecuencias hay que cambiar el entorno. Y no es así

 

Eso nos lleva a querer cambiar todo lo que hay a nuestro alrededor; madre, padre, jefe, etc.

 

Pero lo que realmente determina las consecuencias son las creencias que tienes asumidas como ciertas.

 

No hay que cambiar a nadie, tienes que cambiar tus creencias para que estas no te limiten.

Estas creencias que te limitan te acompañan en tu día a día, son parte de ti y forman tu personalidad.

 

Haz una prueba, párate a pensar cuantas veces has escuchado la frase o tu mismo has dicho;

 

“Es que soy así, no lo puedo evitar”

 

O esta otra;

 

“Las cosas son así y siempre van a ser igual”.

 

¿Las has escuchado o dicho más de una vez verdad?

 

Las personas que usan estas frases no son conscientes de sus creencias, y todos nosotros en algún momento las hemos usado.

 

Date cuenta que estas expresiones no llevan a ningún sitio, no te hacen mejorar e ir hacia la mejor versión de ti mismo.

 

Porque no es así. Si se puede mejorar.

 

Es una manera que tiene tu mente de protegerte frente a algo que se escapa de tu zona de confort.

 

Esas frases te permiten estar en tu sitio, cómodo/a, sin intentar quitarte esas creencias que te limitan.

 

Al tener esas creencias limitantes desde pequeños en nuestro interior cometemos el error de pensar que siempre será así, que siempre van a condicionar nuestra manera de actuar y de percibir el mundo.

 

Sin duda tú eres él único/a que puedes decidir qué creencias quieres tener y como quieres interpretarlo.

 

A tod@s nos ha pasado alguna vez que nos irritamos si las cosas no son o no salen como nosotros esperamos.

 

Si una persona piensa que lo correcto son las formas triangulares, seguramente se ponga nervioso/a si hay algo con una forma cuadrada.

 

Este ejemplo se puede aplicar a cualquier situación de nuestro día a día.

 

Es en esos momentos en los que hay que comprender que tú ves el mundo interpretado por tus creencias, y que otras personas lo interpretan de manera totalmente distinta.

 

Si llegas a ser consciente de todo esto y entiendes que hay muchas maneras de actuar frente a diferentes situaciones estarás en un buen camino para cambiar tus creencias

.

No te posicionarás sobre si lo que hace alguien cuando le deja su pareja está bien o está mal, de esta manera comprenderás que cada uno reacciona diferente según sus creencias y que no hay una verdad establecida para ello.

 

Para que te des cuenta de la importancia de cambiar nuestras creencias vamos a poner un ejemplo muy muy claro de una situación por la que tod@s hemos pasado alguna vez:

 

Una chica no sabe si dejar a su pareja o no, y como es normal quiere pedirle consejo a sus dos amigas.

 

La primera amiga, que lleva algún tiempo soltera porque tuvo una última relación bastante desastrosa, le dice que deje a su pareja sino es feliz con él.

La segunda amiga, que lleva muchos años con su marido, pero que lleva pensandose dejarlo mucho tiempo también, le dice que debería pensarse bien las cosas, que si está segura de hacerlo.

 

Claramente hay dos opiniones muy distintas de lo que puede hacer esta chica con su pareja, pero evidentemente ambas opiniones están regidas por sus creencias.

 

Estas dos amigas le están dando su visión del mundo a su amiga, cosa que no es mala para nada, pero que es fácil que la gente se deje influenciar por ello.

 

Cada amiga tiene sus creencias limitantes a su vez y las proyecta en su amiga.

 

Con esto no hay que interpretar que sea malo pedir consejo a tus amigos, no seáis mal pensados, es bueno hacerlo, pero siendo conscientes de la importancia que tienen las creencias para cada uno de nosotr@s.

 

Y seguro que por experiencia propia, y después de escuchar y agradecer los consejos de vuestros amigos que son con buenas intenciones, te habrás dado cuenta que quién en realidad toma la decisión eres tú y solo tó tomas consciencia de lo que quieres hacer y actuas firme con ello.

 

La clave para elegir un resultado entre los muchos posibles reside en nuestra habilidad para sentir que nuestra elección ya está sucediendo.

 

¿Cómo te limitan tus creencias?

 

Las creencias no son las que no limitan, al menos no todas.

 

Son las creencias limitantes las que no nos dejan cumplir nuestros sueños.

 

Pongamos por caso que crees eres una persona poco sociable.

 

Si tu lo crees, tu cerebro trabaja para hacerte ver que eso es exactamente así.

 

 

 

Inevitablemente si tu tienes esa creencia, los mensajes que te mandas y tu diálogo interno dirán eso mismo y como tú te haces mucho caso a ti mismo, tus acciones se verán reflejadas en ello.

 

 

Entonces…

 
 

¿Por qué no puedes cambiarlo si piensas activamente que quieres ser mas extrovertido?

 
 

Porque las creencias que forman tu personalidad se encuentran en el subconciente.

 
 

Que es mucho mas potente que tu parte consciente. Así que cuando batallan, adivina quien gana.

 
 

Una hormiga no lucha contra una bota…

 
 

No es que tu cerebro sea malo, tu mente está diseñada para ahorrar energía. Ya adquirió esa creencia y asoció un comportamiento a ella.

 

¿Para que lo va a cambiar?

 

Sigue haciendo lo de siempre. Tu mente le da pereza salir de tu zona confort, con lo que bien se está en el sofa.

 

Entonces, si te dices que eres poco sociable, tus actos cuando estés en un sitio muy concurrido serán de una persona introvertida.

 

No hablarás con la gente que no conozcas, no harás por conocerlos, te costará mucho relacionarte.

 

 

La mente tiene mucho poder, no solo controla tus creencias y tu dialogo interno, también controla tu cuerpo.

 

 

 

En una situación así tu cuerpo también mostrará que no te sientes comodo, que te da vergüenza relacionarte; estarás con los hombros caídos, bajarás la mirada si la cruzas con alguien que no conoces, tu tono de voz será bajito, etc.

 
 

Esto es un bucle sin fín.

 

 

Tu propia creencia te limita y te muestra así,te exhibe así ante el mundo, y el mundo así lo entiende.

 

Tu misma mente te imposibilita la capacidad de hacerte sociable (sirve para cualquier otro ejemplo).

 

Aunque alguien quisiera ayudarte (insconcientemente) y quisiera venir a hablarte y rápidamente cambiaría de idea porque tu cuerpo está mostrando que no quieres compañia

 

Todo esto impacta en todo tu entorno; en tu familia, en tu trabajo, en tus clientes, en tu pareja, en tu salud, etc.

 

Todo esto impacta en tu calidad de vida.

 

Imagina una persona que tiene la creencia de que se enfada con rapidez.

¿Crees que cuando suceda algo que le molesta reaccionará con calma?

 
 

Él , inconscientemente, estará predispuesto a mostrarse rápidamente enfadado por que es donde su mente se siente cómoda

 

Obviamente, no va a tener la misma relación y captación de las emociones si ya de por sí a la mínima se enfada o a la mínima salta con una mala contestación.

 

Las creencias condicionan toda tu vida.

 

 

Desde bien pequeños nos dicen las frases; no hagas eso, eso no se dice, etc.

 

Nos inculcan una creencia para todo.

 

Nuestros padres nos condicionan a vivir en un mundo que está determinado por sus creencias.

 

Nada que recriminarles, obviamente.

Primero, porque no lo sabían y segundo porque lo hicieron lo mejor que sabían.

 

Pero ellos han adoptado sus creencias de sus padres y sus vivencias. Padres y vivencia de otra época. Hace 60 años las mujeres no podían votar…

 

 

Imagina cuando diferentes podrían ser las creencias.

Los afroamericanos pueden votar desde hace 50 años y las mujeres hace 90 años eran “propiedad de su marido”

 

 

El mundo cambia muy rápido, y muchas cosas cambian. Con ellos las creencias.

Piensalo….

Lo que sabes sobre el dinero, sobre la familia, sobre la pareja, sobre la política…

 

¿Has hecho una reflexión profunda sobre si estas en congruencia con cómo actúas en esos temas?

 

¿Has reflexionado si tienen sentido algunas creencias?

 

He cogido cuatro refranes bien conocidos, seguramente te los han dicho o lo has escuchado, está en nuestro dia a dia, es algo que podria decir tu padre o el panadero.

 

Leelos y piensa que valores te aportan.

Simple, ¿no? Totalmente es… quedaté en tu zona de confort

Como diciendo… siempre podría ser peor… da igual lo mal que estes, no te la juegues, que podría ser peor.

 

¿Crees que esto te aporta creencia de que emprender e innovar es bueno? ¿Crees que te anima a hacer locuras? ¿A viajar?

 

Si, lo sé, lo sé. Solo es una frase… Ya, pero una frase muy muy escuchada. Parte de tu entorno más inmediato…

Si a ti no te incita a la desconfianza, dimelo. Por qué a mi es lo que me dice.

“No hables con desconocido”, “Piensa mal y acertarás”, “No es todo oro lo que reluce”.

 

Y podríamos seguir

Vaya, vaya… jamás había escuchado tal tonteria…

Es decir, que para que haya amor tienes que o bien tú o bien tu pareja sufrir de una inseguridad aberrante… lo que os empuje a sufrir un comportamiento irritante.

Bueno, así no entendía yo el amor..

¿No te da la sensación de que todo el mundo odia a los ricos? Da igual lo que hayan hecho o cómo han conseguido su fortuna.

Hay una creencia generalizada de que no se puede ser honesto y rico a la vez, y como nadie quiere ser deshonesto… la mente nos protege asociando a los ricos con malas personas.

 

Con esa creencia.. jamás podrás llegar a ser rico. Si tuvieras la suerte que te tocará la lotería, tu mente te protegeria gastandote todo el dinero, como le pasa al 80% de la gente que le gana.

 

En poco tiempo vuelve a estar en el estado financiero que estaban antes.

Fijaté en si son importantes las creencias y si nos limitan.

 

Están por todos lados y condicionan toda nuestra vida.. Así que estate atento y cuentanos,

 

¿Has reflexionado ya sobre tus creencias?

¿Compartir es vivir, no?

¿Has cumplido tus sueños? ¿Estas siendo la persona que quieres ser?

CONSIGUE GRATIS LA GUIA

DESPIERTA TU POTENCIAL DORMIDO

¿Quieres leer las novedades?