se que hace tiempo que no te digo esto…

[3′ aprox]

Qué rápido pasan los dias. 
 
A veces pasán tan rápido que se me ha olvidado la última vez que me paré a reflexionar la suerte que tenia de estar ahora mismo viendote con un moño, con tu feo pijama mientras barres el suelo. 
 
Peró ahora si me he vuelto a dar cuenta, que suerte la mia. 
 
Demasiado tiempo hace que no te digo lo preciosa que me pareces. 
 
Igual te lo dije ayer mismo… pero para nada es suficiente. 
 
Demasiado tiempo hace que simplemente se me olvida darte las gracias por estar a mi lado. Sin hacer nada. Simplemente estando aquí, apoyando tu mano sobre mi de vez en cuando. 
 
Te quiero, eso está claro. 
 
Sé que lo sabes, lo noto en la manera de decirme «lo sé» cuando te lo susurro al oido, lo noto en la manera de mirarme y cuando te ries a carcajadas. 
 
Sé que lo sabes, pero no se si sabes hasta cuando. No sé si he hecho por explicartelo. No sé si puede explicar. 
 
A ver, si esto ayuda. 
 
Te quiero como el que rega una flor, sin animo de lucro, sin quererla para él, que la riega para verla crecer, porque verte crecer en si mismo es un espectaculo que me enorgullezco de poder ver a menudo. 
 
Te quiero como el padre que tiene un hijo, con esa extraña sensación de querer protejerte siempre y a la vez con la ardiente necesidad de que aprendas por ti misma. 
 
Cómo el arbol que da sombra, que no exije nada, no pide nada, pero se siente reconfortado con tu presencia.
 
Alguna veces se me olvida pensar así, pero me flipa que estes aquí. Tú, que podrias estar donde quisieras, estás aquí. 
 
Si, ya sé que yo también podria estar donde quisiera. Tú también deberias flipar. 
 
Tú que podrias despertarte cada dia con cualquier en cualquier sitio, decides hacerlo conmigo, donde sea que estemos y cada dia. 
 
Los ignorantes pensarán que «es lo normal», pero no es así. Cada dia de todos los dias que hemos dormidos juntos, tu lo has decidido así. Cada dia.
 
Cada dia tomaste la decisión de ver mi fea la cara la primera, de ser mi estridente risa la primera, y porque no, de ser mis besos los primeros. 
 
Así que gracias. Gracias a ti por estar aquí, y gracias a mi mismo por llegar a ser una persona con la que valga la pena despertarse. No me voy a quitar meritos. 
 
Siento que da igual cuantas palabras use, ni de cuantas maneras lo diga, ni si lo canto, lo bailó, lo grabo o lo pienso, tu risa no tiene adjetivos que la expliquen.
 
Mentira.
 
Si lo tiene; preciosa, enamoradiza, sútil, alocada. 
 
Lo que no tiene nombre es lo que a mí me hace sentir. Eso ni si quiera me puedo acercar a explicarterlo. 
 
Es cómo si toda la paz de el bosque más verde y vivo que se extiende por miles de kilometros en el que no ha habitado nunca nadie, se pudiera conocetrar en una bola de energia que pudieras mantener entre el dedo pulgar y el indice. 
 
Solo manternerla en las manos, le daria paz  a tu corazón durante 100 vidas. 
 
Ahora imagina que explotará en 100.000 pedazo y esa paz convertida en eneria entusiasta y alegria saliera disparada hacia todos los rincones, inundandolo todo, impregnandolo todo. 
 
Ni se acerca, pero con las palabras que conozco es lo más cercano para describir que pasa en mi mente en esa milesima de fracción de segundo en que te veo sonreir. 
 
Es algo digno de estudio. 
 
Así que gracias por eso. 
 
Y gracias por no cambiar para ser alguién que me gusta más, gracias por mantenerte siendo de la persona que me estoy enamorando, y no una versión desazcuarada de ti misma. 
 
Se ve mucho por ahí. Me odiaria si fuera por mi culpa. 
 
Así que gracias por tus «defectos» que no me gustán. Por tu cabezoneria, por tu pronto indomable y por las cosas que no he descubierto que no me gustarán. 
 
Gracias por amar tu caos y dejarme que yo lo ame también. 
 
Y perdón, por todas las veces que se me olvide que eso es lo mejor de ti. 
 
Sé que cuando pase, podrás perdonarme, porque me conoces. Sabes que no soy perfecto (¿Quién lo és?) pero que estoy en el camino de ser mejor. 
 
Para mi y , porque no, para ti también.
 
Para que disfrutes de verme crecer, para que puedas enamorarte cada dia de mi. Para que valga la pena gastar tus dias a mi lado, mejor que en otro sitio. 
 
Que no tendria porque ser así. 
 
Pero será. 
 
Será increible o no será nada. 
 
Sé que mientras lo leiais, te ha venido alguien a la cabeza, igual que yo tenia a alguien en la cabeza mientras lo escribia, así que… ¿por qué no  se lo envias?

¿Compartir es vivir, no?

¿Has cumplido tus sueños? ¿Estas siendo la persona que quieres ser?

CONSIGUE GRATIS LA GUIA

DESPIERTA TU POTENCIAL DORMIDO