¿Cómo mantener tus amistades?

[4′ aprox]

¡Tienes que mantener y cuidar tus amistades! ¿Os suena esa frase verdad?

¿Cómo mantener las amistades_

Es bastante típico escucharla. Es algo que alguna vez te han dicho, pero no te han ayudado a saber como hacerlo.

 

En este artículo podrás encontrar algunos pasos e ideas de cómo hacerlo.

 

Se puede comparar la amistad con una planta, y claro pensarás que no tiene nada que ver. Ahora lo entenderás. Cuidar una amistad es como cuidar una planta, tienes que plantar la semilla que sería el inicio de la amistad. Después tienes que proporcionarle la cantidad de luz, agua y nutrientes que necesite. Esto lo descubres poco a poco, como cuando descubres qué le gusta y quiere esa persona. Luego la tienes que regar todos los días y prestarle atención. Pues esto que parece fácil cuando se trata de una planta, es lo que tienes que hacer con una amistad. Estar ahí cuando te necesite, disfrutar de su crecimiento y de cómo avanza hacia lo que quiere.

 

Después de la comparación, hay que traducirlo a palabras y ejemplos reales. Es cierto, que cuando vas creciendo tienes menos tiempo libre, es más complicado ver a tus amigos y se pierde un poco el contacto. 

 

Pero no tiene porqué ser así, hay maneras de cambiar eso.

 

Algo que puedes hacer es demostrar que sigues siendo leal a tu amigo/a y que estás a su lado cuando lo necesita. No siempre será de forma presencial, pero es importante que sepa que estás a su lado.

 

Y claro, es más fácil estar en momentos positivos de su vida, pero tienes que demostrarle que estás ahí siempre.

 

Así que escúchale, compréndele y ponte en su lugar, muestra empatía.

 

En los momentos no tan buenos ayúdale, dale distracciones para que pueda tener la mente ocupada con otras cosas, propón planes que os gusten; leer, ver series que os encanten, ir al gimnasio, salir a correr. O sólo llámalo y pregúntale como está sino puedes verlo.

 

Todo esto requiere una inversión de tiempo y energía, que evidentemente están recompensadas. Es reconfortante la sensación de poder cuidar una amistad y sentir que esa persona está contigo en todos los momentos importantes de tu vida, y tú en la suya.

"La amistad mejora nuestra felicidad y disminuye nuestras desgracias doblando nuestras alegrías y dividiendo nuestro dolor."

No por ello tienes que dar por sentado que siempre lo estará.

Tienes que valorar que esa persona esté junto a ti cuando la necesites.

 

Una buena manera de hacerlo es ser detallista. Se que lo estarás pensando, que ser detallista es siempre algo material, pero no, no hace falta que sea así. Puedes visitarlo cuando no tenga un buen momento, o cuando te apetezca pasar un rato con él. O ir a verle a esa competición que es tan importante. Puedes también por ejemplo invitarlo/a a comer, regalarle algo porque sí cuando te acuerdes de él/ella.

O sí, mucho más sencillo aún, decírselo directamente. Aunque no a todo el mundo le resulta fácil esta parte, pero puedes probar a decirle;

 

 

“Muchas gracias por estar siempre a mi lado cuando lo necesito”, “Es un placer tenerte como amigo”, “Estoy contigo cuando lo necesites, solo dímelo”.

 
 

Otro punto a tener en cuenta es escuchar a tus amigos, y sí, suena muy repetitivo, pero de verdad que es esencial para iniciar una amistad y para luego mantenerla. Si escuchas a tus amigos reflejas interés por sus gustos, que evidentemente variarán desde el momento que os conocisteis. Y claro está que si quieres ser detallista con él/ella alguna vez tienes que estar actualizado, ¡No lo olvides!

 

Estos consejos te ayudarán, pero hay algo que tienes que tener en cuenta, no centres las conversaciones que tengáis en ti.

No quieras ser siempre el centro de atención.

 

No todo tiene que ver contigo o con lo que te haya pasado. Cuando hables con tu amigo/a la conversación tiene que ser fluida y no ser un monólogo por tu parte…

 

Por último, pero no menos importante, tienes que hacer por mantener el contacto con tu amigo/a.

 

Hoy en día lo tienes muy pero que muy fácil con whatsapp o las redes sociales.

 

Así que ¡Vamos, anímate y envíale un mensaje para saber cómo está!

 

Toma la iniciativa, da el primer paso y  llámalo. Envíale una foto antigua vuestra que hayas encontrado, o explícale lo que te ha recordado a él mientras paseabas.

Si vas perdiendo el contacto constante, no significa que pierdas esa amistad, pero sí que puede que se enfríe o que no tengáis la misma confianza que al principio.

 

Esperamos que esto te haya ayudado a mejorar una parte de ti. Seguro que ahora quieres seguir mejorando en muchas otras, así que vamos mira un poco más abajo. ¡En tumetrocuadrado seguimos acompañándote en tu camino!

¿Compartir es vivir, no?

¿Has cumplido tus sueños? ¿Estas siendo la persona que quieres ser?

CONSIGUE GRATIS LA GUIA

DESPIERTA TU POTENCIAL DORMIDO