la zona de confort

[5′ aprox]

La zona de confort, es una zona metafórica en la que se puede decir que estás rodeado de las cosas que conoces. Estas “cosas” pueden ser buenas o malas, pero como las conoces las aceptas tal cual.

 

Es una zona donde te sientes seguro

.

Y dirás; “No siempre conozco los ambientes en los que estoy, me pasan cosas que no controlo”.

 

Totalmente cierto, pero todo lo que te pasa, todos esos retos, son siempre inferiores, lo creas o no, a tus conocimientos y habilidades. De una forma u otra, en el fondo sabes que acabarás resolviendo lo que pueda pasarte.

 

En esta zona nos acostumbramos a lo que nos pasa; a la bronca de nuestro jefe/a, a la bronca de nuestros padres, a la bronca de nuestra pareja, o incluso a la caravana diaria.

 

Esto mismo a lo que te acostumbras a diario, también puede hacer que no avances. Puede hacer que te estanques y que no quieras salir a buscar nuevos retos.

 

Fuera de esta zona de confort de la que hablamos, está tu zona de aprendizaje. Una zona en la que no todo va a ser tan cómodo como en la anterior.

 

En esta zona es todo nuevo y está llena de oportunidades para aprender, observar, probar cosas nuevas, etc. En esta zona puedes aprender nuevos idiomas, probar nuevas sensaciones, conocer otras culturas viajando o modificar tus hábitos.

 

Ahora viene la pregunta;

 

¿Porqué no todo el mundo sale de su zona de confort?

 

Así explicada, parece todo de color de rosa, pero hay gente a la que le asusta salir. A la mayoría de gente de hecho.

 

Todo él mundo siente curiosidad por esta nueva zona de aprendizaje.

 

Pero también miedo porque no puedes actuar con la misma confianza que cuando estás en la zona de confort. Tienes que coger experiencia para ello.

 

Esta confianza hará que amplíes los límites de la primera zona, y así podrás sentirte igual de cómodo/a en esta nueva zona de aprendizaje.

 

En esta nueva zona, se trata de crecer aprendiendo. Saldrán a la luz todas tus debilidades y eso te provocará inseguridad. ¿Recuerdas que en la zona de confort te sentías seguro?

 

Pues en esta, al principio no lo harás tanto, y no, no quiero asustarte, solo explicarte como te sentirás para que puedas seguir avanzando. Te aseguro que vale la pena.

 

Seguramente escucharas bastante la frase de, ¿Y si te sale mal?. Esa pregunta te la hará la gente que tiene miedo a salir de su zona de confort.

 

Tu puedes responder; ¿Y si me sale bien?.

 

Esa es una respuesta de alguien que piensa que la zona de aprendizaje puede ser MÁGICA. Un lugar donde poder aprender cosas increíbles y un buen inicio del camino hacia tus sueños.

 

Para evitar tener miedo a salir de la zona de confort, tienes que hacer retos diarios.

 

Sal a correr, deja de fumar si es lo que quieres, saluda a la persona que te gusta, etc. Si por ejemplo, tu objetivo es tener más amigos y ser más social, un ejercicio recomendable es tener al menos una conversación al día con alguien desconocido de tu entorno; un sencillo gesto, un “Buenos días, cómo va todo?” y poco a poco seguir avanzando.

 

Además, es muy importante que no te dejes llevar por la tensión emocional. Enfréntate a tus inseguridades, muévete por lo que te motiva.

 

Salir de la zona de confort comporta miedo al qué dirán, a la vergüenza, a fallar. Miedo a que todas tus barreras, externas o internas, salgan a la luz, así que lucha por lo que quieres y cree en ti.

 

Este tipo de cambios diarios harán que la zona de aprendizaje te vaya resultando poco a poco más familiar. Así irás cogiendo más recursos para enfrentarte a los nuevos retos. Recuerda que el desarrollo es un resultado del cambio, ¡Así que adelante!.

 

Cuando tengas más confianza dentro de esta zona de aprendizaje, tendrás menos resistencia a lo desconocido. Esto hará que puedas enfrentarte a las áreas más incómodas que se asocian a los fracasos, pero que también representan tus éxitos. No puedes negar que en esos momentos no tan buenos a veces encuentras la inspiración, el camino que tienes que coger para llegar donde deseas.

 

Sólo tú eres el responsable de tu vida. Si gestionas esos momentos incómodos y controlas tus miedos, podrás elegir mejor tu objetivo y saber cuál es tu sueño.

 

Para hacerlo tienes que ir poco a poco. Tienes que acomodarte a esta nueva zona con nuevas experiencias y disfrutarlas.

 

Por ejemplo, viajar y vivir lejos de tu país un tiempo, o hacer nuevos amigos en un lugar totalmente desconocido. Estos gestos irán haciendo que te sientas más cómodo/a.

 

Cuando tengas claro lo que quieres conseguir, sentirás miedo de nuevo al saber todo lo que queda por recorrer hasta conseguirlo. Ese camino está lleno de aprendizaje y nuevas sensaciones. Para no ceder al miedo tienes que seguir guiándote por la motivación hacia tu sueño, y saber para qué quieres conseguirlo.

 

Mucha gente cree que si sales de tu zona de confort ya no puedes volver, pero olvídate. ¡Siempre estás a tiempo de retroceder para coger impulso y seguir adelante!. En este caso retroceder no es malo. Puedes volver a tu zona de confort para coger recursos que necesites y seguir afrontando la nueva zona que experimentas. Tendrás una vida con más emociones nuevas y crecerás para ser la mejor versión de ti mismo.

 

Si eres perseverante y positivo acabarás consiguiendo lo que te propongas. ¿Te atreves a salir de tu zona de confort?

¿Compartir es vivir, no?

va a interesarte…

¿QUIERES APLICAR ESTAS IDEAS Y TENER LA MEJOR RELACIÓN QUE HAS TENIDO JAMÁS?

CUÉNTANOS DE TÍ Y CONSIGUE LA RELACIÓN QUE TE MERECES