Qué son las creencias y cómo las adquirimos

[6’30» aprox]

Vale, seguramente ya te suena la palabra creencia, pero vamos a definirla.

 

Las creencias son aquellas ideas que nos condicionan de manera interna.

 

Nos hacen ver el mundo de una manera determinada. Son las ideas arquitectónicas del mundo en el que vives.

 

 

Son tus gafas.

 

Nuestra mente cree que estas creencias que tenemos son totalmente ciertas aunque no estén probadas, pero las asumimos como si lo estuviesen.

 

Convertimos nuestras creencias en nuestras verdades absolutas.

 
 

Las creencias están por todas partes.

 

Cuando vas a comprar el pan, cuando amas a tu esposa o cuando educas a tu hijo, estás influenciado por ellas y vives según sus normas. Te programan para vivir de una manera u otra.

 

Leyendo hasta aquí pensarás: Oye, pues no san tan malas las creencias. Son la base de mi pensamiento.

 

Las creencias no son malas, ni mucho menos.

 
 

Hay dos tipos de creencias;

 
  • – las creencias potenciadoras o buenas (como prefieras llamarlas).
  •  
  • – las creencias  limitantes.
 
 

Las creencias potenciadoras ayudan a que mejore la confianza para hacer algo, con ellas sabes que puedes hacer lo que te propongas.

 
 

En cambio, las creencias limitantes (que ya te imaginarás porqué se llaman así) nos impiden conseguir nuestros sueños. Estas creencias hacen que estemos limitados a ver las cosas de una determinada manera.

 

 

Antes te decía que las creencias nos hacen ver el mundo de una manera concreta, pues bien, imagínate el poder que tienen TUS CREENCIAS.

 

 

Imagina la diferencia entre tener creencias potenciadoras o creencias limitantes.

 
 

Estas creencias limitantes las tenemos arraigadas desde pequeñitos y si piensas en alguna en concreto te das cuenta que realmente no sabes porqué es así algo, simplemente crees en ello y ya está.

 

 

Cómo cualquier creencia no se puede explicar ni demostrar.

 

Por ejemplo, “el dinero no crece de los árboles”.

 

Seguramente tu padres te lo habrán dicho tantas veces como a mi.

 

Partiendo de la base que el dinero se hace con papel y el papel sale de los árboles… ya de por sí la frase no tiene mucho sentido…. aunque no vamos a meternos en semántica.

 

La idea detrás de esa frase es que “el dinero no es fácil de conseguir”.

Y esa creencia se ha quedado a dormir en tu mente por eso te cuesta llegar a final de mes. Eso es una creencia limitante.

 

Estas creencias nos limitan porque no nos dejan avanzar hacia algo nuevo, hace que siempre percibas el mundo que nos rodea de la misma manera.

 

 

Lo complicado de ellas es que cuesta detectar el origen  y no sabemos de donde procede mucha de las maneras de actuar que tenemos en nuestro día a día.

 

Te pongo un ejemplo, imagínate que siempre has dicho que eres una persona con poca confianza en tí mismo/a.

 

Evidentemente es un tema serio que te incapacita a hacer muchas cosas, o las haces pero pasas por momentos muy complicados y dudas de ti mismo siempre.

 
 

Ahora bien, lo más fácil es decir que bueno, eres así y ya está, te cuesta confiar en ti y por eso actuas de determinada forma.

 

Pero,  para un momento…

 

Piensa… ¿Por qué confías poco en ti mismo/a?

 

Si te detienes un momento a hacerlo descubrirás que es por alguna creencia que adquiriste en el pasado.

 

Eso hace que ahora, en este momento, te sientas así.

 

Puede que fuera algo que viviste, algo que viste o algo que te dijeron.

 

Sumérgete profundamente para encontrarlo.

 

 

Si no tienes problemas de confianza puedes hacerlo con cualquier creencia limitante que tengas hoy en dia.

 

Si realmente has descubierto esta creencia te darás cuenta que no tiene sentido seguir pensando así, lo único que haces es creerte y reformar aún más esta creencia en ti mismo/a.

 

De esta manera consigues frustrarte a la hora de conseguir lo que te propones, porque antes de hacerlo, ya estás pensando en que puedes hacerlo mal.

 

 

Estas creencias limitantes se pueden cambiar.

 

TÚ las puedes cambiar.

 
 

 

¡No pienses que por estar tan aferradas a ti vas a tener que “comértelas” toda tu vida!

 

 

Todo a nuestro alrededor está en movimiento, todo es vibración, así que está en tus manos trabajar en ellas y eliminar las que te frenan para conseguir ser tu mejor versión.

 

"Tu no eres lo que has visto y oído. Tú tienes la capacidad de elegir quien quieres ser."

¿Cómo adquirimos estas creencias?

Pues bastante simple, recuerda si cuando eras pequeñito/a  alguna vez te dijeron:

 

“Ponte la chaqueta que te vas a resfriar”.

 

Esto es una creencia.

 

En este caso te la están regalando tus padres.

 

 

Quizá te resfries sino te la pones, pero quizá no. El no ponerte chaqueta no es una certeza de resfriarte. Depende la temperatura del cuerpo, de la humedad, de las defensas de tu cuerpo…

 

Aún así lo asumes como algo cierto, lo asumes como tu realidad porque esa creencia así lo refleja. Y es algo que se impregnan en ti y que probablemente tu dirás en un futuro a tus hijos.

 

 

Las creencias son tan potentes que modifican el mundo.

 

 

Si crees que salir con chaqueta es sinónimo de resfriado, si un día sales sin la chaqueta puesta es muy probable que te resfríes.

 

 

Por eso las creencias son tan importantes.

 

 

Hemos puesto el ejemplo de cuando eras pequeño porque las creencias, o la mayoría de ellas se suelen absorber entre los 0 y los 7 años, por lo que se van adquiriendo cada día.

 

 

En esos primeros años se va formando tu percepción del mundo y tu manera de pensar.

 

 

El origen de las creencias proviene de nuestro entorno: Maestros, padres, madres, televisión, revistas, refranes, etc.

 

¿Cuando somos adultos ya no adquirimos creencias?

 

 

Claro que lo hacemos.

 

 

La diferencia es que cuando somos pequeños no tenemos filtro.  No podemos decidir si algo tiene sentido o no.

 

 

Nuestra mente está  “vacía de conocimiento” ( no tomárselo al pie de la letra ).

 

 

No sabemos si al salir a la calle sin chaqueta nos resfriamos porque tenemos muy poca experiencia de la vida.

 

 

Entonces tomamos como ciertas las ideas de las personas que amamos y que tienen más experiencia.

 

 

Sabemos que esas personas nos quieren bien, así que simplemente cogemos sus ideas y las hacemos nuestras.

 

 

Cuando somos adultos y alguien nos explica algo que hace tambalear alguna de nuestra creencias, podemos decidir si queremos cambiarla o no.

 

 

Es decir,

 

Cuando somos adultos filtramos que creencias queremos adquirir y cuales no. Cuales queremos modificar y cuales no.

 

El caso más claro es si nos llega información sobre un tema que no tenemos ni pajolera idea.

 

Que es bastante difícil, porque de casi todo tenemos una idea preconcebida, una creencia por débil que sea.

 

 

Imagina que un amigo te cuenta que ha estado investigando y hay multitud de teorías y pruebas de que tienen extraterrestres en el área 51.

 

 

Si jamás habías pensando sobre ello, en ese momento tienes la oportunidad de absorber esa creencia o rechazarla.

 

 

En cualquier caso, tomes la decisión que tomes estás adquiriendo o fortaleciendo una creencia.

 

 

Las creencias también se pueden modificar.

 

 

Obviamente tienes determinadas creencias sobre que es tener una pareja, como hay que hacerlo, que implica, etc. Pero puede que leas algún libro o veas una conferencia, que modifique algunas de esas creencias porque te da motivos suficientes o pruebas  para hacerla tambalear.

 

 

 

¿Crees que hemos acabado con este tema? En tumetrocuadrado aún quedan muchas cosas por enseñarte 🙂

 

¿Compartir es vivir, no?

¿Has cumplido tus sueños? ¿Estas siendo la persona que quieres ser?

CONSIGUE GRATIS LA GUIA

DESPIERTA TU POTENCIAL DORMIDO

¿Quieres leer las novedades?

Enfarse no sirve de nada

Enfadarse proviene de la incompresión, de nada más. Jamás enfadarse trae nada bueno. A veces, creemos que enfandadanos nos reafirmos en algo que creemos, pero

Read More »

360. Momentos Kaevi

Los momentos Kaevi son aquellos momentos que son esencialmente seguir la Filosofia Kaevi. Aprovechar una experiencia para crecer como persona en algunos de los aspectos

Read More »

361. Filosofía KaEVi

Cada persona vemos el mundo de una manera particular, por cómo nos han educado, por las cosas que hemos vivido y lo que hemos aprendido

Read More »

#364. ¿Es el Marketing ético?

Ayer hablando con Eric, mientras corríamos, tuvimos un pequeño debate, cosa bastante habitual, sobre ¿es el Marketing ético o no?, es decir, vender nuestros productos

Read More »